domingo, 18 de marzo de 2018

Mujeres científicas

Pincha en los puntos para saber más sobre ellas.

miércoles, 10 de enero de 2018

Booktubers de TERCERO. Nada que hacer de Juan Madrid

José Alberto C. nos habla de Nada que hacer de Juan Madrid.









viernes, 29 de diciembre de 2017

Booktubers de TERCERO. Yo antes de ti, de Jojo Moyes

Julia S. nos habla del libro Yo antes de ti, de Jojo Moyes.



domingo, 10 de septiembre de 2017

Taller de estrofas. Curso 16/17

Sonetos de estilo un poco libre

El despertar
Madrugar no es nada gracioso
pero hay que hacerlo aunque sea duro.
El sol subiendo por el muro
llega a mí veloz y rabioso.

Abres un ojo y ves borroso,
miras la hora y estás en apuro.
Ya en Lengua, retraso seguro
y en la calle, cielo nuboso.

Tú corres para llegar,
corres deprisa para asistir.
Pepe, en la puerta para cerrar.

Llegas a punto para escribir.
Sin duda, te empieza a regañar,
al final lo tienes que asumir.

                                                 Ana Torcuato. 3º B.


Ella era mi princesa hermosa, mi amor, Julieta.
Yo era su más osado y valiente caballero,
yo la quería con todo mi amor y con esmero
solo un beso suyo era mi sueño, mi gran meta,

no hay nada en este mundo que no le prometa.
Ella por ser fiel se casó con alguien con dinero,
conmigo no podía, pues yo solo era armero.
Ella a mí en el corazón me hizo una enorme grieta.

A pesar de eso yo sabía que ella me quería,
siempre la delataba su olor a ricas fresas.
El amor que sentía por ella mucho me dolía.

Bella princesa, hoy mi corazón se expresa,
el hombre con el que te casaste no te quería,
mis labios se cierran, si los tuyos no los besan.

                                                   Nicolás Muñoz, 3º B

martes, 27 de junio de 2017

Nuevos tratados de El Lazarillo de Tormes

Tratado VIII, Cómo Lázaro se asentó en un burdel y de las cosas que allí sucedieron, por Ana Torcuato.


Tratado VIII por José A. Núñez:

   Así pues, Vuestra Merced, después de haberle relatado las desventuras que padecí al servicio de mis antiguos amos, aunque más que amos eran borregos, le relataré el último trabajo que se me encomendó.
   Tras haber servido al Arcipreste durante cinco años, este me regaló como ofrenda al Arzobispo de Toledo. Muy a mi pesar tuve que servir a la persona más importante de la Santa Iglesia Católica en el imperio español.
   Se preguntará usted cuál era mi oficio, muy simple, era el encargado de llevar las cartas del Arzobispo al Santo Padre. Aunque las rutas no eran seguras, la astucia desarrollada por mis vivencias ayudaron a mantenerme de una pieza. Sin embargo, a pesar de llevar una vida tranquila, añoraba el lecho junto a mi esposa. 
   De modo que, ruego a Vuestra Merced que se encomiende a Dios antes de enviarme a galeras.


Nuevo Tratado: El Lazarillo y su nuevo amo, el tabernero. Por Aroa Fernández:

   Un día se levantó Lazarillo y estaba tan aburrido que se puso a pensar en lo que iba a almorzar. Al fín, decidió salir a la calle e ir por los diferentes barrios pidiendo limosna y como tenía mucho tiempo para pensar ya que no hacía nada, llegó a la conclusión de que lo que debía hacer era trabajar. Al día siguiente salió con un cartón en el que había escrito a carboncillo y con letras mayúsculas: BUSCO CUALQUIER OFICIO.
   Antes de que el sol se escondiera y llegara la noche, se detuvo delante de él un hombre mayor vestido de manera sencilla, que le ofreció quedarse con su taberna, ya que buscaba a un buen hombre y que fuera de provecho. Lazarillo le dijo que él iba a hacer todo lo posible para sacar la taberna adelante, así que el tabernero confió en él. A la mañana siguiente, Lazarillo ya estaba sirviendo vino.
El tabernero, cuando el pobre Lázaro rompía una copa o no le salían las cuentas, le pegaba con una barra en la espalda, así durante dos o tres días hasta que Lazarillo se cansó y en un momento, en el que el tabernero no miraba, cogió todo el dinero que había en la caja, le dio una patada y salió corriendo para no volver más y buscarse la vida de otra manera. 
   De esta aventura aprendió a no confiar tanto en la gente a primera vista y como dice el refrán: ni el bueno es tan bueno, ni el malo, tan malo.


miércoles, 14 de junio de 2017

Antonio Machado

Hemos realizado el proyecto de Entrelecturas:
https://dientrelecturas.blogspot.com.es/2015/05/4eso-modernismo-98-y-antonio-machado.html

Y hemos ayudado a Antonio Machado a buscar trabajo en su exilio, con un CV y una carta de presentación. 

Estos son también algunos vídeos de poemas del autor: